Archive for 23 noviembre 2014

Petit Rojo

MadamaButterfly

Oh, Butterfly! ¿No dicen que, si tocamos las alas de una mariposa, ya no podrá volar?
Eso dicen, pero si se deja espacio para ir desplegando las alas despacito, Butterfly y Petirrojo pueden volar alto 🙂

Anuncios

Read Full Post »

– Los androides no parecen capaces de ampararse unos a otros en momentos difíciles.
– Tiene usted razón. Aparentemente carecemos de un don específico de los humanos. Creo que se llama empatía

Diálogo entre Deckard y un replicante (Blade Runner)

En el libro “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” de Philip K. Dick, adaptado al cine como “Blade Runner”, se establece  la diferenciación entre ser humano y replicante (androide/robot orgánico) mediante la cualidad de la empatía . Un imitador de la vida es incapaz de desarrollar empatía, no puede situarse “en lugar de” otra persona o cosa.

La reflexión es: ¿realmente tienen los humanos la cualidad de la empatía? A veces da la sensación de estar rodeados de replicantes …

Una persona empática nunca puede ser feliz del todo ya que no puede permanecer ajena a las injusticias y al sufrimiento que se ve alrededor, más en los tiempos que corren. Solo queda dar la enhorabuena a los que han encontrado la felicidad eterna, es un alivio no tener que preocuparse por ellos, ni molestarse en intentar ayudar al leer mensajes de abatimiento total, como en el cuento de “que viene el lobo”. Otras personas no pueden ser tan felices, aunque ponen empeño en serlo y en intentar hacer de su entorno un lugar mejor, y sí que encuentran sus momentos  de felicidad, y dan besitos y abrazos reconfortantes para no caer en provocaciones 🙂

 

Read Full Post »

Una de las cosas que menos me gusta de la naturaleza femenina es la rivalidad tan enorme que establecemos entre nosotras, lo que hace nuestra vida aún más difícil si cabe. Los hombres, normalmente, entre ellos hacen más piña, también hay rivalidad pero de un modo como más noble, y sus iras las suelen proyectar hacia nosotras. Es típico que Adán culpe a Eva por darle la manzana cuando resulta que se la comió por voluntad propia, aunque es cierto que hay Evas que saben meter la manzana en la boca al mínimo descuido o debilidad y luego no hay quien la saque. A mí me gusta intentar ser objetiva y justa con las cosas aún cuando eres parte implicada, y a pesar de mi naturaleza femenina, intento no rivalizar en exceso ni culpabilizar de todo a mis semejantes. Me gustaría que las mujeres aprendiéramos más de los hombres en este aspecto y nos ayudásemos/apoyásemos más entre nosotras.

 

I’m prepared to look you in the eye
Look me in the eye
And if you see familiarity
Then celebrate the contradiction

 

Read Full Post »

Física cuántica

Mitos

Cuando un haz luminoso incide en un vidrio parte de él lo atraviesa y la otra parte se refleja. Si consideramos que la luz está formada por fotones explicaríamos la experiencia anterior diciendo que la superficie del vidrio admite que algunos fotones sigan su camino y que otros boten y regresen. La aceptación de la estructura atómica obliga a responder qué sucede a cada componente por lo que cabe preguntarse qué ocurriría si incide un sólo fotón en la superficie del vidrio; ¿el fotón pasa o se regresa? Antes de tener una respuesta surge, inevitablemente, otra pregunta: ¿el fotón es una partícula puntual?

Para estudiar el comportamiento de los fotones la mecánica cuántica no empieza presuponiendo que tiene una forma específica, pues la noción de partícula que esa teoría ha elaborado es muy flexible y ajustable. Ese comportamiento se define en relación con el tipo de observación o experimento en el que intervendrá la partícula y ésta puede ser imaginada con modelos de la física clásica: una partícula o una onda. Así, cuando se trata de determinar imágenes formadas por cuerpos luminosos, como las estrellas, se emplea la noción de “rayo de luz”, trayectoria análoga a la que seguiría una partícula de las tratadas en los libros de mecánica newtoniana. Si para estudiar el mismo cuerpo se hace que la luz que emite provoque un efecto de interferencia, convendrá emplear la noción de onda luminosa, aunque el detector de luz sea un contador de fotones. Esto hace que muchos hablen de la “dualidad partícula-onda” cuando explican los fenómenos luminosos.

La mecánica cuántica describe el comportamiento del fotón que incide en la superficie de un vidrio afirmando que se trata de un asunto de probabilidad: el fotón puede atravesar el vidrio o reflejarse de acuerdo con las propiedades de transparencia y reflectividad del vidrio. Suponiendo que éstas sean en alguna forma igualmente posibles, la probabilidad de transmisión y de reflexión será la misma, esto es, el 50%. Lo que hay que subrayar es que el fotón pasa o no pasa, es decir, no pierde su individualidad. Esta forma de explicación ilustra una de las características básicas de la física cuántica: sólo da probabilidades y no las certezas a las que nos había acostumbrado la física clásica. En la física cuántica la probabilidad entra como un elemento fundamental e irreducible de la descripción de la naturaleza. En el ejemplo anterior no podemos decir si un fotón determinado pasará o no pasará hasta que no lo hayamos observado y esto no se debe a que nos falte información, sino a que hemos aprendido que así es su comportamiento.

Yo soy más de física cuántica que de clásica, aunque a veces también me dejo arrastrar por la clásica. Supongo que todo el mundo busca certezas, pero normalmente cuando se encuentran son más el resultado de idealizaciones que de realidades, eso no quita que haya cosas que se intuyan con un alto grado de probabilidad, pero la vida es demasiado complicada y hay demasiadas variables como para hablar de certezas absolutas o de respuestas únicas … Precisamente mientras escribía esto he echado un vistazo al Facebook (soy multitarea) y me encuentro con el siguiente titular de una entrevista a Ismael Serrano: “A los cuarenta te das cuenta de que manejas más dudas que certezas”.

Ante la pregunta ¿es un sapito o es un principito? la respuesta quizá es que sea ambas cosas a la vez, “dualidad sapito/principito”. Y a mí me gusta mucho cuando los sapito/principitos me dan besitos, siempre que el sapito se controle un poco y no empiece a echar espuma por la boca 😉 que si no hay que controlar también a la brujita de la “dualidad brujita/princesita” y bastante autocontrol hay que tener ya después de leer las noticias cada día, últimamente :p

Read Full Post »