Posts Tagged ‘dedicatoria’

Quasimodo
El pasado diciembre me trajo un suceso muy especial. Mi admirado Benjamin Lacombe vino a España por Navidad. Sabía que iba a venir a firmar dedicatorias pero, en principio, en las fechas que venía, me resultaba imposible acudir, sin embargo, las cosas se torcieron (o se enderezaron, según se mire) de manera que finalmente pude ir y, además, pude ir prontito. Cuando llegué ya había cola y es que su fama en los dos años que hace desde la última vez que lo vi, ha ido creciendo exponencialmente. Me tocó esperar bastante rato, que ya se sabe que el que algo quiere algo le cuesta. Al menos, estaba dentro de la tienda y no pasé frío, detrás mía se congregó muchísima más gente que tuvo que esperar fuera. Y es que las firmas de Lacombe no son unas firmas cualquiera, porque el muchacho se lo curra y te demuestra su arte haciéndote un dibujito allí mismo, delante tuya, así que dedica bastante tiempo a cada persona, eso unido al fanatismo de mucha gente que lleva varios libros o incluso láminas para que se los firme o quiere fotografiarse con él, hace que todo vaya muy lento (el muchacho a todo responde con amabilidad), pero una vez que estás cerca, a mí, personalmente, no me importaba, porque estaba embelesada viendo los dibujos que hacía, además estuve con una compañeras de cola muy majas, vestidas ellas como de brujitas buenas, tenían una conversación muy amena. Yo llevé solo el primer tomo de Notre Dame de París, con que me firmase ese libro para mí era más que suficiente, no quería que perdiese más tiempo conmigo, con toda la gente que había detrás, que, tal vez, no le daría tiempo a firmar.

Cuando llegó mi turno justo me llamaron por teléfono lo que incrementó mis nervios, así que a su pregunta, en correcto castellano, sobre si deseaba algún personaje en particular, respondí lo primero que me vino a la mente: Quasimodo, ese personaje melancólico y entrañable, con un físico tremendamente injusto pero con su corazoncito. Cuando Benjamin oyó el nombre le brillaron los ojos y me sonrió, no sé, tal vez nadie se lo había pedido todavía ese día, tal vez le tenga especial cariño a ese personaje … de inmediato se puso manos a la obra, se le veía entusiasmado haciendo el dibujo, cuando terminó, cerró el libro, me lo dio y me volvió a sonreír, una sonrisa con un poso de melancolía, como Quasimodo, pude ver la profundidad escondida en su mirada, yo sólo pude alcanzar a dercirle un “Merci beaucoup !!” y me fui con la sensación de haber vivido un momento mágico.

Luego leí que no había podido hacer dibujos a todo el mundo, pero sí que había firmado a todos y pensé, tremendo trabajo y esfuerzo el que hace este muchacho en las dedicatorias, de una manera desinteresada, de gratis, más allá de que tengas que llevar un libro suyo, pero ni siquiera tienes que comprarlo allí. Con la fama que ya tiene realmente no creo que necesite darse esa pandaza de trabajo, aunque debe ser una satisfacción muy grande sentir que estás haciendo feliz a toda esa gente, y, además, a la larga, seguro que de alguna manera le vuelve la recompensa a todo ese esfuerzo porque la gente le coge cariño y a partir de ahí algunos comprarán sus siguientes libros y ayudarán a difundir su trabajo, una cosa lleva a la otra, pero sin obligar a nadie, porque entonces se perdería toda la magia. La magia radica en las cosas que suceden sin que esperes que pasen. Es como cuando conoces a alguien que, a veces, camina con inseguridad y, sin embargo, la vez que te pasó el brazo por el hombro tú sentiste una profunda seguridad ¿se daría cuenta?

Comparto esta ilustración tan especial para mí para difundir el arte de Benjamin y que podáis disfrutarlo. Espero que os guste tanto como a mí 🙂

Merci beaucoup Benjamin !!!

Anuncios

Read Full Post »